Los licores y destilados no faltan en cualquier cesta gourmet. Son perfectos para completar una comida o una cena, pero también para acompañar aperitivos.